Seleccionar página

PROPUESTAS PARA UNA VIDA ECOLÓGICA

La práctica del yoga nos aporta consciencia: en la respiración, en los movimientos, y en la propia vida en su conjunto.

Nos sentimos más presentes en el mundo y mucho más comprometidos.

Desde esa perspectiva consciente sentimos verdadero pavor en pensar cómo estará nuestro mundo dentro de algunos años; un mundo en el que vivirán -o tendrán que sobrevivir- nuestros hijos y nuestros nietos.

En ese momento sientes que debes revelarte contra un consumismo absurdo y dañino para toda la humanidad; y notas que debes hacerlo no de una manera violenta o extremista, sino con paciencia, de forma privada y con eficacia.

Pequeños cambios en nuestros hábitos -a veces tan destructivos y que nos perjudican a todos, sin excepción – pueden cambiar tu vida, y poco a poco, el mundo en el que vives.

La sabiduría no reside en pretender cambiar el mundo, sino en empezar por cambiarse a uno mismo.

Quiero hacer mi pequeña aportación, por este medio, para ir dando algunos apuntes de pequeños cambios que introducir en nuestra vida diaria, para después desarrollar las ideas y conseguir esos cambios que tanto nos van a beneficiar.

Son muchos los aspectos de la vida que podemos abarcar, pero os apunto algunos y os propongo que cada mes, probemos a introducir uno o dos de cada apartado. ¡Veamos cómo están las cosas cuando llegue fin de año!

Limpieza

 No uses bajo ningún concepto aerosoles con CFC (son muy tóxicos para ti y para el medio ambiente).

  • No uses ambientadores (utiliza aceites esenciales ecológicos; pronto os hablaré de ellos)
  • Sustituye los productos de limpieza industriales por productos naturales caseros. ¡Desde aquí vamos a aprender a hacerlos!. Vas a ahorrar dinero y tu salud se va a beneficiar enormemente.
  • Nunca tires al retrete barnices, pinturas, disolventes, aceites o colillas.

Alimentación

  • Los alimentos frescos son más saludables.Mi máxima siempre es que lo que como tenga lo menos envoltorios posibles.
  • Compra productos locales para ahorrar energía y evitar la contaminación innecesaria.
  • Reducir el consumo de carme es, sin duda, uno de los mayores actos ecologistas y humanitarios.
  • Algunas especies de pescado están en peligro de extinción y su carne suele estar contaminada por mercurio. Reduce tu consumo de pescado.
  • Una comida básicamente vegetariana es más saludable, contamina menos y evita sufrimiento a los animales.
  • Los productos enlatados consumen muchos recursos y energía.
  • Evita consumir alimentos “transgénicos”, aunque sea sólo por precaución, muchos estudios demuestran la toxicidad para humanos y para el ecosistema.
  • Si te es posible, consume alimentos ecológicos, sin pesticidas, sin insecticidas, sin hormonas. Ten en cuenta que lo ecológico puede ser más caro porque los productos normales no pagan los costes ambientales. CONTAMIAR ES GRATIS, y eso supone una alto coste para todos.
  • Cultiva en casa tu propio huerto ecológico, aunque sea pequeño. La primera vez que probé una de las fresas (frutillas) de mi huerto, descubrí el verdadero sabor de esa rica fruta.¡Las adoro!

Basuras

  • Un 20 % de lo que gastamos son envases que luego tiramos. Aquí también sirve esa regla de “cuanto menos envoltorios, mejor”.
  • Recicla y respeta la separación de los residuos: vidrio, papel, cartón, plásticos, metales, tetra-brick, ropa, calzado, fibras textiles, aceites usados y basura orgánica (para compostar y conseguir el mejor y más natural abono).
  • Los aparatos eléctricos, muebles y otros residuos deposítalos donde disponga tu Ayuntamiento o municipalidad.
  • Aplica la ley de las 3 erres: RECICLAR es bueno, pero es mucho más importante REDUCIR el consumo irresponsable e innecesario y REUTILIZAR los bienes.
  • Recuerda que los envases de Tetra-Brik se reciclan en el contenedor de los plásticos.
  • No derroches servilletas, pañuelos u otra forma de papel.
  • Usa siempre las 2 caras de un folio. No uses folios limpios para simples anotaciones, cálculos… Guarda folios con una cara en blanco para eso.
  • Usa cartuchos y toners reciclados, en todas las ciudades hay tiendas especializadas.
  • No tires las pilas: CONTAMINAN mucho. Deposítalas en los contenedores adecuados. El mejor juguete es un juguete SIN PILAS.
  • Si ves algún vertido contaminante en tus ríos, tus mares o tu aire: NO TE CALLES, ¡denúncialo!
  • En tu buzón puedes poner el letrero “PUBLICIDAD AQUÍ NO, GRACIAS”, para evitar que te llenen el buzón de publicidad inútil, evitando consumir papel, tinta, agua y energía. Con la de medios electrónicos que hay hoy en día, se puede hacer la publicidad por otros medios.

Energía

  • Usa el agua caliente indispensable y no dejes el calentador encendido todo el día.
  • Apaga el fuego antes de terminar de cocinar, ya que el calor permanece.
  • Descongela el frigorífico regularmente.
  • El aire acondicionado es muy poco saludable. Baja las persianas y utiliza, mejor, un ventilador.
  • Apaga completamente los aparatos eléctricos cuando no los uses.
  • Apaga todas las luces que no se estén utilizando (en casa, en los servicios públicos, etc.)
  • Pide en tu ciudad que se pongan más luces solares y menos adornos navideños.
  • Hay bombillas que consumen menos, ahorran y alumbran más.
  • No consumas bolsas de plástico.
  • No consumas latas y aluminio. Son muy costosas y contaminantes.
  • El mejor envase es el vidrio retornable, luego los bricks y plásticos, y lo peor, las latas.
  • Evita por completo los productos de PVC, contamina muchísimo en su fabricación, no es reciclable y libera sustancias muy tóxicas.
  • Ten siempre presente que cada cosa que compras o usas ha requerido una energía para producirse y esa energía seguramente ha contaminado parte del planeta. Consumir compulsivamente no nos hace ni mejores ni más felices.
  • Compra productos de comercio justo y ecológico: Pueden ser más caros pero no contribuyes a la sobre explotación humana o del planeta.
  • Instala energía solar, si te es posible.

Transporte

  • Ve andando, en bici o en transporte público.
  • Exige poder montar tu bici en el tren (con una sábana pasa como equipaje).
  • Chequea el tubo de escape del coche, moto… No eches más gases de los necesarios.
  • Usa gasolina SIN plomo o BioDiesel, pero sólo si es de producción nacional: No quemes en tu coche la producción agraria de países pobres.
  • Utiliza las escaleras y evita los ascensores.
  • Consume productos locales para reducir la contaminación del transporte y para ayudar al progreso de tu región.
  • Ahorra gasolina comprando coches menos potentes y manteniendo las ruedas bien hinchadas.
  • Circula con marchas avanzadas.
  • Reduce las marchas en lugar de frenar, cuando sea posible.
  • Las ventanillas abiertas, el aire acondicionado y las velocidades elevadas gastan más combustible.

El ecologismo es más que una tendencia; es una necesidad y un estilo de vida con profundas raíces filosóficas.

Deberíamos aprender a vivir con austeridad, pensando que no por mucho consumir somos más felices. El consumismo, en todas sus versiones, está destrozando al planeta y al ser humano.

Tampoco es justo, ni sostenible, que las poblaciones ricas consuman tanto recursos, que pertenecen al conjunto de la humanidad. Todos los habitantes del planeta somos iguales, y por tanto tenemos los mismos derechos.

Detrás de cada compra, hay una industria que quizá sobre explota los recursos, o a las personas; zonas devastadas por la minera, conflictos bélicos por el acceso a los recursos, vidas y vidas perdidas, cambios climáticos, lluvia ácida, contaminación global,  ¿es necesario?.

Tal vez si nos detenemos un momento a pensarlo, y a poco que tengamos un mínimo de sensibilidad, nos decidamos con mucha más determinación a acometer los cambios que nos proponemos.

El mundo entero puede cambiar, si cambiamos cada uno de nosotros. Cuéntalo, anima a que más gente se una, y que no se rompa la cadena.

El yoga puede cambiar tu vida, te lo aseguro. ¡Anímate a cambiar!

Suscríbete a mi newsletter y recibe mensualmente los mejores consejos sobre yoga y vida sana.

¡Gracias por suscribirte!